26 noviembre, 2016

SUSPIRÓ LA NOCHE

 

Suspiró la noche,
y yo estaba allí
pendiente de un hilo,
pendiente de ti.

Me acerqué despacio,
te escuché reír
se reabrió la herida,
el miedo a sentir.

Mi voz temblorosa
te acertó a decir,
es una locura
el sentirte así.

Tú me sonreíste,
y se encendió una luz
tan dentro de mi,
que desde aquel momento,
me visto de ti...

De tu piel, de tus gestos indecisos,
de tus manos caprichosas,
de tus besos y tus vicios,
de tus caricias a deshora.

Va pasando el tiempo, 
y yo sigo aquí,
viviendo en el sueño
de este amor sin fin.

Y al caer la noche
nos bebemos sin consciencia,
no sabemos de resacas,
y nos mata la impaciencia.

Pides que me quede
y te quiero decir,
desde que llegaste,
nunca pensé en huir...

Tú me sonreíste,
y se encendió una luz
tan dentro de mi,
que desde aquel momento,
me visto de ti...

De tu piel, de tus gestos indecisos,
de tus manos caprichosas,
de tus besos y tus vicios,
de tus caricias a deshora.

3 comentarios:

  1. OS bebisteis con deseo, desde la piel hasta el alma.

    Preciosos versos.

    Gracias por volver de nuevo, me hizo ilusión tu visita.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  2. Hay heridas que cual eco nos recuerdan el dolor, ésas, que no cicatrizan…y que nos ponen barreras tapiando nuestro corazón… Pero han de purificarse… Hay que dejar entrar la luz, y SENTIR… Sentir desde lo más profundo de piel y alma, porque al final…es lo que verdaderamente nos hace SER, lo que deseamos y sentimos…

    Tus versos una bella melodía de besos y caricias, de ese sentir que os une y alimenta…

    Un placer volver a sentir(te) mi preciosa amiga…

    Bsoss y cariños inmensos ♥

    ResponderEliminar
  3. Me visto de ti...... Precioso.
    El sentirte así.. Genial.

    ResponderEliminar