26 noviembre, 2016

SUSPIRÓ LA NOCHE

 

Suspiró la noche,
y yo estaba allí
pendiente de un hilo,
pendiente de ti.

Me acerqué despacio,
te escuché reír
se reabrió la herida,
el miedo a sentir.

Mi voz temblorosa
te acertó a decir,
es una locura
el sentirte así.

Tú me sonreíste,
y se encendió una luz
tan dentro de mi,
que desde aquel momento,
me visto de ti...

De tu piel, de tus gestos indecisos,
de tus manos caprichosas,
de tus besos y tus vicios,
de tus caricias a deshora.

Va pasando el tiempo, 
y yo sigo aquí,
viviendo en el sueño
de este amor sin fin.

Y al caer la noche
nos bebemos sin consciencia,
no sabemos de resacas,
y nos mata la impaciencia.

Pides que me quede
y te quiero decir,
desde que llegaste,
nunca pensé en huir...

Tú me sonreíste,
y se encendió una luz
tan dentro de mi,
que desde aquel momento,
me visto de ti...

De tu piel, de tus gestos indecisos,
de tus manos caprichosas,
de tus besos y tus vicios,
de tus caricias a deshora.