16 abril, 2015

No la miraba




No la miraba por placer...si no por necesidad,
por la obsesión de dos amantes,
que se juran, que se matan, que se quieren, se idolatran,
que se engañan, que se pierden, que se lamen y se muerden...

No la miraba...la consumía, la desgastaba,
y cuando ella quería guerra, de mi energía se saciaba...

Y nos perdimos el respeto de tanto intentar ser civilizadas,
de jugar a ser como el resto de las parejas, que andan semiencorbadas,
arrastrando un amor descafeinado, sentimientos al baño maría, 
falta de un poquito de osadía...

Dejamos a la pasión en aquel cuarto sin ventanas,
tantos meses de artificiales mañanas,
de besos y magdalenas mojadas en nuestras ganas...

Nos dejamos, tomamos rumbos opuestos,
y encallamos en otros cuerpos,
nos herimos en la distancia,nos soñamos a ratos,
nos buscamos con ansia, y poco a poco nos olvidamos...

Y hay días que recordar se antoja y no hay más remedio,
días en que tu olor se entrelaza con mi pelo,
hay días en que te pienso, sabiendo que no era eterno,
que la pasión dura un suspiro y el amor se acaba yendo...

2 comentarios:

  1. Las parejas semiencorbadas de poner voluntad en el amor que se acaba yendo pero siempre vuelve

    ResponderEliminar
  2. Razón tienes... y razones tenemos todos para intentar enderezar al amor...
    Muchas gracias viajera por pasarte por este otro lado...

    ResponderEliminar