19 septiembre, 2014

ERA




El amor era aquello que sudábamos al tocarnos..era la vida abriéndose paso por el pequeño espacio que dejaban nuestros labios, era la inocencia perdida en las miradas que acababan por devorarnos, el amor era un tren que no tenía prisa por zarpar...

Y "era" es un verbo feísimo, porque el sudor acaba helándote la piel, ese  pequeño espacio termina por no dejarte respirar, las miradas cada vez son más distantes, el hambre ya no te sacia, y los trenes, siempre, siempre, terminan por zarpar...