30 julio, 2013

Caminos opuestos



Una vez repartido el dolor 
de las cosas que ya nunca haremos, 
tengo miedo a sentir tu calor,
aún sabiendo que ya estarás lejos...

Ahora que ya nos marchamos,
que seguimos caminos opuestos,
te entra la duda de si agotamos,
de verdad todos nuestros besos...

Y me detengo una vez más. 
esperando a que hablen las miradas,
tu respondes dejándome atrás,
y tus ojos no me dicen nada...

Una vez que dijimos adiós,
que dejamos helada la cama,
te consume la duda y temor,
de no encontrar lo que yo te daba... 

Ahora que dejamos sin voz,
a la risa que nos contagiaba,
no imagino un futuro mejor,
que el pasado a tu cuerpo aferrada...

Y te detienes una vez más,
a pensar en todo lo vivido,
si la rutina acabo sin piedad,
con dos vidas y un solo destino...

Una vez guardadas las fotos,
una vez bajada la escalera,
una vez recogidos los rotos,
ya no queda ni más paz ni más guerra...

Ahora que no hay otro plato en la mesa,
ahora que nadie espera tu llegada,
ahora ya asumida la certeza,
que mires donde mires, solo queda la nada...

Y recordaremos solamente lo bueno,
y avanzaremos tocando nuevos cuerpos,
y nos juraremos un cariño civilizado y sereno,
y lo pasado será pasado y nos olvidaremos...