27 junio, 2013

Dejaste




Dejaste que los besos supieran a despedida,
que se desbordara la basura de recuerdos,
dejaste que tu aliento se alejara de mi vida,
que las lineas del futuro dibujaran nuevos cuerpos...

Dejaste en mi corazón tanto cable cruzado,
que veo difícil que vuelva a funcionar,
en mi alma tanto sentimiento helado,
que aunque quiera no te consigo odiar...

Dejaste tus manos tatuadas en mi piel,
mentiste de nuevo al regalarme el universo,
llenaste mi boca de un ácido sabor a hiel,
derribaste los cimientos de todos mis versos...

Dejaste un camino de espinas al andar,
en dirección opuesta a las señas de mi vientre,
y no se como hacer para volver a empezar,
para dejar de nadar siempre a contracorriente...

Dejaste lejos aquellas horas,
en que tus labios eran mi precipicio,
lejos quedo el deseo carnal,
que nos ataba y sacaba de quicio...

Dejaste mi corazón rajado y herido,
le grita a la nostalgia que quiere sonreír,
que le mata el eco que dejo tu ruido,
que necesita olvidarte y volver a latir...

Dejaste mis miradas a la puerta de tu ombligo,
le pusiste cerrojos a las puertas de tu pecho,
y desde que no me abrigas de este puto frío,
soy solo las ruinas de un reino deshecho...

Dejaste que lo nuestro naufragara en el astío,
convertiste mi interior en un campo minado,
se murió este sentir como un recién nacido,
y se lleno mi corazón de un amor contaminado...