03 febrero, 2013

Tengo (Parte II... del baúl de los recuerdos...)



Tengo los ánimos por los suelos,
tengo los pensamientos monotemáticos,
tengo la adrenalina a flor de piel,
tengo los brazos exentos de calor...

Tengo los labios vacíos de razón,
tengo llagas por las costuras,
tengo la tristeza por las comisuras...

Tengo el temperamento oxidado,
tengo la personalidad a oscuras,
tengo tu amor como una película subtitulada,
tengo la sensación de no entender todas tus palabras...
tengo la tozudez de no descifrar todas tus miradas...

Tengo los motivos guardados bajo llave,
tengo la fe olvidada entre tu puerta y tu cama,
tengo la atención centrada en el límite de tu espalda,
tengo la ansiedad ansiada en el vértice de tus piernas...

Tengo un mar que es infinito,
tengo un cielo muy cerrado,
tengo nubes que me odian,
tengo lluvia en mi tejado...

Tengo fuerzas cada día, 
tengo miedo cada noche,
tengo miradas que se cruzan,
tengo mono de derroche...

Tengo tu sí y tu no,
tengo tu todo y tu nada,
tengo tu quizás de mentiras,
tengo tu verdad en mi alma...

Tengo la nostalgia a tu vera,
tengo mis letras en tu cartera,
tengo tu cariño infinito,
tengo tu llanto de primavera...

Tengo la cólera en rama,
tengo mi soledad en su ambiente,
tengo la mala suerte de verte cada día,
tengo la mala suerte de no verte como quisiera... 

Tengo tu camisa desafiante en mi mente,
tengo la resaca de tus labios ardientes,
tengo por bandera tu belleza infinita,
tengo por montera tus palabras sagradas...

Tengo capturada tu sonrisa de vida,
tengo secuestrada tu mirada gitana,
tengo mi cuerpo envenenado desde tu llegada...

Tengo mi alma llena de sueños desde que me hablaste,
tengo el corazón que se enfrenta a la razón desde tu primera caricia,
tengo el mundo en mi contra desde que me ignoras...

Tengo unos oídos que no escuchan los consejos,
tengo unos oídos que solo reciben tu frecuencia,
tengo una manos que ya no sienten y ya no tocan,
tengo unas manos que por tu vientre se vuelven locas...

Tengo una lengua que no saborea la vida,
tengo unas piernas que se encaminan por tu pecho,
tengo un reloj que repite los momentos,
tengo una realidad que cada amanecer me reta con un duelo...

Tengo una lágrima que arde al caer por mi mejilla,
tengo rencores que no me abandonan,
tengo un amor que no se va, ni aunque tu ya te hayas ido,
tengo un dolor que no me olvida, ni mandándote al olvido...

Tengo más de ti en mi, es más tuyo que mío el mundo que me rodea,
tengo un calendario que va de tu fecha a la mía,
tengo una ruta de mi calle a tu casa,
tengo una canción dedicada a tu sonrisa...

Tengo tu nombre retumbando en mi cabeza,
tengo tu culo, como tótem, como buda,
tengo adoración por tus curvas y tu aliento,
tengo un sueño en el que mis dedos se enredan en tu pelo...

Tengo tu forma de reír como motivo de mi felicidad,
tengo tu forma de ser como algo fascinante,
tengo tu mirada como mi manera de ver el mundo,
tengo tus momentos, tus recuerdos, ¿y tus penas?...


14 comentarios:

  1. Qué intensidad, qué profundidad, qué locura, qué deseo, qué pasión..... Qué jodido es sentir todo eso ..... pero qué bonito!!!

    Un beso, mi niña.

    ResponderEliminar
  2. Es muy metafórico tener tanta savia abstracta de otra persona, contenerla, retenerla, recordarla, hacerla propia. Muy metafórico en el sentido más dulce de su contenido.
    El amor, al fin y al cabo, son todas esas metáforas que creamos encima de la llama, para quemar, al final, cuando todo arde.

    ResponderEliminar
  3. Qué belleza!!!

    Yo diría que lo tienes casi todo...
    Porque quizás en la ausencia
    Se sinta más presencia
    Aún mucho más que antes...

    Te envío mi abrazo.
    Dani..

    ResponderEliminar
  4. Tienes el don de sentir cada emoción y sentimiento que invade tu cuerpo y tu cerebro, en la más maravillosa impulsividad e intensidad para sentir. No hay límites en tus deseos, no hay límites en aquello que te hace sentir y vibrar, eres fuego, eres volcán en erupción...y tus letras, son el arte con el que te muestras, y te llevan, y nos llevas...
    No dejes de vivir en ese límite maravilloso en el que vives, pues aun sintiendo el dolor con la misma intensidad, siempre, siempre, valdrá la pena una milésima de segundo de esa intensidad/inmensidad, más que toda una vida sin dolor y frivolidad...

    Te abrazo fuerte amiga...

    Muackss!!

    ResponderEliminar
  5. Yoyo, sentir siempre es jodido, independientemente de si es amor o desamor...lo dificil es contener tantos latidos en un solo pecho...
    un besazo

    ResponderEliminar
  6. Así es Carmen, cuando eres capaz de juntar tantas emociones y sensaciones y no quemarte en el intento, quizás busques pues las llamas que te calientes por dentro...

    Un besazo

    ResponderEliminar
  7. Daniel, he de decir que menos mal que esta entrada habla de un pasado muy pasado, y que ahora, en este presente en crisis, al menos yo, si lo tengo todo...

    un besazo

    ResponderEliminar
  8. Amiga Ginebra, leer tus comentarios ensanchan mi espiritú y hacer crecer de largo a mi ego...
    Dicen que sabes que tienes un don cuando algo que para los demás es dificil, para ti es muy fácil...quizás amiga, nosotras tengamos el don de sentir y no el de escribir, quizás son nuestros sentimientos los que empuñan la pluma...

    Como siempre un placer...

    un besazo desde este lado

    ResponderEliminar
  9. Tienes un sinfín de cosas, pero un don por saber plasmarlas de esta manera. Tengo la suerte de haberte leído.
    Buen Post
    Cristian D Gonzalez (Tragicomedia existencial)

    ResponderEliminar
  10. Todo tiene contrapartida, ¿no?

    A veces compensa :)

    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias Cristian... me he pasado por tu blog, y me ha gustado mucho...nos seguimos...

    ResponderEliminar
  12. Así es Imilce, la vida siempre se puede ver desde dos prismas diferentes...
    Muchas gracias por pasarte...
    un besazo

    ResponderEliminar
  13. Las personas somos duales, tenemos sentimientos contrarios, unas veces, somos luz, otras sombras.

    Y tú tienes en tu poema, la dulzura y la sensualidad de los sentimientos.

    Muy bello tu poema.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Así es María, la dualidad de nuestros sentimientos es lo que nos hace ser tan imperfectamente perfectos...

    muchas gracias...

    un besazo

    ResponderEliminar