14 diciembre, 2012

FRÍO



Llegó de nuevo el invierno, impasible y severo,
y mi coraza antes de amianto, se ha hecho hielo,
llegó llenando mi cama de olas de frío,
dejándome sin abrigo ahora que te has ido...

Amoratado mi cuerpo entero por tanta niebla,
tu adiós rotundo e hiriente hace que llueva,
en cada poro de mis sentidos se hace de noche,
ahora que de ti solo queda el eco de algún reproche...

Cobarde es mi garganta ante la nieve de tus palabras,
se encoge y hace charcos de lágrimas amargas,
y la escarcha que se produce cuando caminas,
hace resbalar a mi auto estima por las esquinas...

Calabobos en mi alma, "orbayo" en mi interior,
se antojará difícil sobrevivir a este enero desolador,
vivirá embalsamado mi deshecho corazón,
esperando nuevamente a que llegue el calor...

Es eterna navidad en mis venas malheridas,
sin guirnaldas, sin regalos, sin techo y sin salidas,
navidad en plena calle, vagabundas sin cobijo,
deseando tener cama, dirección y hasta prefijo...

Ya no arrancan mis latidos ni con anticongelante,
viven quietos por el astío de tus gritos malsonantes,
que el portazo de tu huida hizo saltar todo en pedazos,
que enfermé de desamor por tus besos congelados...

Que el invierno se ha colado por las rendijas de mi vida,
que dejé de ser turista de tus playas por ser esquimal suicida,
que no deja de llover en los rincones de mi salón,
que volveré a mi verano cuando olvide tu sabor...











4 comentarios:

  1. .....Charcos de lágrimas amargas
    .....Vivirá embalsamado mi desecho corazón
    ...............................
    El invierno (y qué crudo era) también se ha colado en varias ocasiones por las débiles rendijas de mi sensible corazón..... y tú lo sabes..... y otras algunas que no sabes.
    No envidies jamás a los que tienen un corazón hermético, sin rendijas.... no les entrará la luz ni el sol de la primavera.

    Puedo llorar fácilmente con este tu poema. Me conoces.

    Te quiero, mi niña.

    ResponderEliminar
  2. Primero decirte que este es uno de esos momentos en los que me gustaría traspasar esta ventana y abrazaros a los dos…
    Y bueno…desde mi más humilde opinión, decirte que siempre, siempre, vale la pena mantener una pequeña o leve rendija por donde tu corazón pueda dar lo que hay en él, y por lo tanto, donde él pueda recibir lo que sin duda merece…
    Tus letras siempre bellas, transmisoras de tu alma que también lo es…no prives al mundo de saber de ella…
    Desearte felicidad en estos días, que también estoy segura que llegará, sencillamente porque ella yace en ti, sólo has de dejarla salir, y abrazarla, pues la vida tiene cosas maravillosas por las que seguir luchando y avanzando…
    Un beso muyyy grande mi querida amiga…de corazón a corazón… ;-)
    Muaaacckss!!!

    ResponderEliminar
  3. papá, puede que el invierno se cuele en todos aquellos pechos que no tienen miedo a sentir, que se enfrentan cada día a la pasión y los sentimientos...
    en este caso, todo ficción real, no es que el sentimiento no sea digno de ser vivido, es que no es este el momento de sentirlo...

    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. muchísimas gracias ginebra porque siempre tienes las palabras y la dulce calidez de expresarlas...
    como indicaba a mi padre, no es un relato real, por lo menos en este momento de mi vida, que está bastante pleno de dicha, por decirlo de alguna manera...

    pero sí amiga, son muchas las veces que nos resfriamos con el frío del invierno en nuestros corazones...

    feliz navidad y que te rodees de toda esa gente que te hace ser quien eres...

    un abrazo gigante

    ResponderEliminar