17 diciembre, 2012

A 200 POR HORA



Otra vez se ríen las vías delante de mi,
por megafonía último aviso, te tienes que ir,
y sé que como siempre yo me quedo aquí,
y que el tiempo se para todos los días que estoy sin ti...

Y la noche, se hace oscura y me mira,
como si dijera acéptalo ya,
que en este amor los latidos se cuentan,
en besos robados por kilómetros de más...

Quédate, le digo bajito al oído de tus sentimientos,
que quiero que vuelvas a casa y me cuentes tus cosas,
que soñemos despiertas con mundos perfectos,
donde la tristeza y las ganas de huir sean ramos de rosas...

Mírame, cuando pasen los días aquí volveré,
y veré tus zapatos bajarse otra vez,
haciendo de este bucle mi único eden,
arrancando de un soplo esta espera y su sed...

Mi locura se sienta en tercera cuando tu te vas,
le grita a tu ausencia que vaya dejando miguitas de pan,
para encontrar el camino de vuelta hacia mi soledad,
para que nuestros cuerpos tapicen de nuevo mi viejo sofá...

Esta ciudad insolente y sin tacto me pregunta por ti,
se rebela y me escupe con odio que la vida  no se vive así,
que mis pasos son todas las huellas que tu caminaste,
que mi oxigeno son cachos de nubes que dejó tu aire...


Y ahora que de nuevo se escapa ese tren,
se lleva en sus tripas la razón de mi ser,
ese vagón se ha convertido en mi cruel carcelero,
es el que destroza mis nervios y me roba el consuelo...

Y yo a deshojar margaritas hasta que regreses,
a ser algo macarra contra la Renfe y sus matices,
a odiar a las parejas que se besan por los andenes,
a creer en todos los cuentos y sus finales felices... 







9 comentarios:

  1. La ausencia es un alacrán que nos inunda con su veneno más allá de toda lógica. Y la noche... ya sabes, la luna, nuestros fantasmas...

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  2. Yo que me alimento de tristezas no puedo sino sentirme harto, satisfecho de tan opíparo banquete.
    No se si ya te lo he dicho pero eres, de grande inmensa.

    ResponderEliminar
  3. El tren no se detiene, y va dejando huellas por cada estación que pasa, muy bonito.

    Felices fiestas, amiga.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. También yo le grito a tu ausencia, que vaya dejando miguitas de pan.

    Recorre a la inversa una tras otra esas miguitas y vuelve pronto a mi (tu) casita. Todos, también Perla y Jara, te esperamos.

    Besos, mi niña.

    ResponderEliminar
  5. la historia de muchas tardes de domingo...me gusta mucho, macarrilla, no nos resignemos.
    un beso fuerte

    ResponderEliminar
  6. gracias juan antonio, ya sabes que la luna esconde nuestros miedos como nadie...

    delgaducho, me alegra mucho alimentar tus ansias de tristeza con mis letras...gracias de corazón por tu aliento...

    maría, la belleza de los trenes es que siempre descubres nuevas y grandes paradas...felices fiestas amiga...

    yoyo, para volver a vuestro camino nunca necesitaré las miguitas de pan...formais parte del mapa de mi corazón...

    xiki, las tardes de domingo en la estación son mejores que las de cine por aburrimiento de miles de parejas...como buena macarra no m resigno...

    ResponderEliminar
  7. La verdad que es triste y desalentador ver una estación vacía y unas que parecen muertas porque el tren se marcho y no llegue a cogerlo.
    Pero a donde iba a ir yo sin rumbo, prefiero esperarte pacientemente.
    Por cierto he llegado a ti por casualidad, tal es la vida llena de casualidades, y comentando con mi amiga Ginebra, apareciste tu triste poesia, pero encantadora.
    Te deseo lo mejor para este año que va a comenzar en breves dias, que este 2013 te colme de todo lo que deseaste y no se cumplió del 2012.
    Un beso y una flor.

    ResponderEliminar
  8. ...se me vino el tren solo para aquí, ahora entiendo por qué ;))
    Hermosa foto, aunque sea para ilustrar la soledad y esa sensación de vacío que se queda cada vez que se aleja un tren y se lleva con él a quien queremos...
    ...jaja, a cuántas parejas no habré odiado yo cuando mi chico estaba lejos, cómo somos ;))

    Un abrazo fuerte, Sh6y, y que tengas un fabuloso comienzo de año!!

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias Vicente Rubio...cierto es que las estaciones vacías hacen mucho eco en nuestras almas, más aún cuando el tren que se ha ido se llevaba nuestras ilusiones...bienvenido a mi espacio, espero que nos leamos...

    Maquinista, como siempre un placer tenerte por aquí...que facil nos es odiar a todos los que se regocijan con su amor delante nuestro cuando nuestros latidos están a cientos de kilometros...

    Feliz año y que el 2013 sea el año en que nuestro tren decida jubilarse...

    ResponderEliminar