26 septiembre, 2012

ANOCHE




Querido madero:

Anoche salí a las calles a luchar por mis derechos...anoche, me creí un gigante y traté de romper los barrotes de esta cárcel en que vivimos...anoche, me uní a compañeros que no conocía, pero que en solo un instante ya eran mis hermanos...anoche fuimos grandes guerreros, luchadores con las armas bien cargadas de palabras y de himnos...anoche creímos que eramos invencibles...

Pero anoche, se nos pisó como a colillas, se cargó contra nosotros como quien mata cucarachas...se nos humilló y denigró...
Querido madero, anoche fueron tus ojos los que vi brillar tras el casco, fueron tus botas las que destrozaron mis costillas, fue tu risa la que oí cuando se llevaron el cuerpo inerte de aquel chico con la cara tan destrozada que no pudiste identificar...

Anoche, me dí cuenta de que la guerra había empezado...de que ya no se trataba de jóvenes defendiendo ideales, si no de todo un país convertido en un campo de batalla, lleno de minas y de luchas cuerpo a cuerpo, de chavales heridos...se trataba de familias que no tenían que comer, de un aumento de indigentes, de una vida truncada  por el ansia de poder y de fortuna de aquellos que no bajaban de su pedestal para ver lo que estaban haciendo...

Anoche lloré porque no encontré respuesta a lo que estaba viendo...porque todas las utopías se hicieron añicos contra el suelo...porque descubrí que eramos marionetas desde nuestro nacimiento...pensé en todas las guerras de la historia y en como habían sido manipuladas, en como cada acto había sido meditado sin contabilizar las bajas..y en en ese justo momento, perdí la fe en el ser humano...

Pero anoche mientras lloraba, el que horas después perdería la vida, me agarro fuerte y me salvó de las porras, se quedó a mi lado y me sentí segura por unos segundos...eramos eso, civiles defendiendo un modo de vida, y al mirarle comprendí, que ese era el motivo por el que no podíamos dejarnos vencer...por los demás, los que vendrían, los que recordarían nuestras hazañas, aquellos que dependiendo de nosotros vivirían en un mundo de cadenas, sin trabajo y sin futuro o en uno donde ellos serían libres de elegir como vivir...


Minutos después, querido madero, cinco de los tuyos le agarraron, le pisotearon, le golpearon y machacaron hasta matarlo...pero eso tú ya lo sabes, ¿verdad?...¿cómo se lo dijiste a tu mujer al llegar a casa?...¿cómo dormiste esa noche?...¿cómo vas a seguir creyendo en lo que haces, madero?...

Madero, ese chico, al que llamabas "perro flauta", el que luchaba a mi lado, el que soñaba con un mañana en el que tu fueras un obrero...ese chico, era tu hijo, madero...

3 comentarios:

  1. Dicen que el tiburón siempre será un tiburón y lo pintan como fiero por vivir libre.
    Las personas dejamos de ser personas cuando anteponemos intereses al instinto humanitario. Y estos que pasean su ley y su orden en el cinto, dejaron de ser personas en el momento que opositaron.
    Me ha gustado mucho tus letras.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. sabias palabras amigo...cada día somos menos libres pues nosotros mismos dejamos que nos encierren en nuestras ciudades...

    muchas gracias..

    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Anoche me di cuenta de que la mayoría estábamos "arrebañaos" en el sofá, mientras unos pocos luchabais por vuestros derechos y libertades y los nuestros y las nuestras.
    Anoche me di cuenta del conformismo cobarde, que se limita a comentar cada puto minuto del día esta ahogante situación, mientras le toca la vez en la cola del Alimerca o mientras le saca brillo con los codos a la mugrienta barra del baruco anodino.
    Anoche...... desde anoche que te leí, me siento más orgulloso de ti y en eterna deuda a ese "perro flauta" valiente que luchaba tan solo por OTRO SISTEMA.

    Besos, mi niña.

    ResponderEliminar