13 diciembre, 2011

esperanza en el metro


cuando se levanta, imagina otro argumento,
para empezar a vivir, tan lejos de su vida,
y son las siete, ahora toca cojer el metro,
donde ya están escritas cada una de las salidas...

se sienta y piensa, ¿dónde están aquellos cuentos?
que de pequeña, a su inocencia, le leía su mamá,
ahora solo queda el hambre de amor y algo de sexo,
siente cuando ficha, que se escapa un día más...

a la hora de comer, no escucha ni habla a nadie,
solo abre su tapper, zumo, arroz, manzana y pan,
y entre los dientes se le va escapando el aire,
de unos pulmones malgastados por el vicio de fumar...

ya de regreso, no queda sitio libre en el vagón,
alguien pide limosna, mientras relata su pena,
y ella baja la cabeza y se maldice su corazón
¿qué clase de mundo es este que acuchilla nuestras venas?...

de repente, una sonrisa dulce y un cruce de miradas,
de ese chico que la observa desde hace algunos meses,
rompe el hielo un ¿cómo estás? un ¿dime como te llamas??
hoy por fin me he atrevido, lo he intentado tantas veces...

esta noche es diferente, quizás sea luna llena, 
llévame hasta tu casa, quiero deshacer tu cama,
ella le pide al oído, déjame que me lo crea,
el reponde mírame, ya soy ocupa de tu alma.

2 comentarios:

  1. Lo primero decirte que perdón por mi ausencia de estos días y por los que llegan, siempre nos faltan horas para hacer lo que deseamos, pero aquí me tienes amiga, para darte las gracias por ser como eres y por estar ahí, y por regalarnos tan maravillosas letras que como te he dicho alguna vez, saben a música, esa danza del alma que nos empuja a vivir, a sentir, y que en tus letras siempre encuentro, aun cuando las envuelve la tristeza son hermosas, pues son el reflejo de tu alma, y por lo tanto brillan con luz propia…
    Y hoy, me he sentido identificada en algunas cosas que tus letras encierran, esas estaciones de metro, de autobús, allí donde aun guardamos el calor de los brazos de Morfeo y nuestra mente dibuja recuerdos, y sueños…

    Siempre un deleite visitarte…

    Un abrazo y un besazo desde aquí Sheila…

    Muackss!!

    ResponderEliminar
  2. Muchisimas gracias ginebra,porque siempre impulsas a esta poeta a seguir escribiendo...no te preocupes por las ausencias...todos tenemos el defecto de no disponer del tiempo a nuestro antojo...
    Un besazo

    ResponderEliminar