13 noviembre, 2009

DE PIRATAS


Se subió la escotilla que me llevaba a tu mente,
se rompió la cuerda que te ataba a mi cariño,
busqué la vieja complicidad, y la encontré ausente
naufragué en el mar que tanto navegué contigo...

Se hundió en el fondo nuestro cofre de recuerdos
tú aprendiste inglés, yo aprendí italiano,
se repitieron las tormentas en que te eché de menos,
y fue fuerte el hastío al soltarte de la mano...

Cayó una noche, que se torno eterna,
con un frío gris, con la luz de una sola vela,
y corrió el ron como bálsamo de las heridas,
me perdí en la isla en que me dejó tu partida...

Y lloré la pena de no volver el tiempo atrás,
de la nostalgia de los principios siempre bonitos,
quise no volver a conocer a nadie más,
dosis de realidad, el tiempo, ganador invicto...

Zarpé con mi barca hasta lo profundo de tu mirada
todo oscuridad, al final, la nada,
vislumbré entre los resquicios aquella bandera,
que un día clavé en ti, con su calavera...

De poco valió todo el abordaje
ahora que no pierdes tiempo en recordarme
de poco valdrá todo este coraje
cuando pase el tiempo, y siga esperándote...

2 comentarios:

  1. Cariño mío.....
    Gracias por seguir escribiendo, hazlo y no solo cuando lo necesites. Piensa que hay otro alguien (y seguro que no en singular) que es muy feliz leyendote y conociendote más y más.
    Estoy orgulloso de ti.
    Besos, mi niña.

    ResponderEliminar
  2. y-a cobro revertido quisiera hablar contigo,
    y-asi sin-to ni-zar.
    Abrazito sei!

    ResponderEliminar